Últimamente se habla mucho de contaminación medioambiental, atmosférica.. todos estamos bastante concienciados de que hay que reciclar pues el futuro de nuestro planeta depende de lo que hacemos hoy.

Y pensaréis, ¿qué hago yo hablando de contaminación? … Pues porque este año en Alba de Tormes también estamos reciclando latas, plástico, papel… y porque también hay otro tipo de contaminación de la que no se habla tanto, y es la contaminación acústica. En el EOS hay contaminación acústica en varios momentos del día: en el comedor, en las veladas y, sobre todo, antes de ir a la cama, pues parece que hay que contarse todo antes de mañana, no vaya a ser que se nos olvide.

La paz y el silencio de la oficina durante el tiempo de juegos se interrumpe todas las noches a las 23:00 en punto para dar paso al preludio del sueño (ese que algunos ya han cogido mientras otros seguimos aquí frente al ordenador). El 80% de los participantes inundan “La Diligencia” para llenar de provisiones sus habitaciones, sólo agua y bebidas sin gas para antes de dormir, y los que estamos al otro lado de la mesa escuchamos mucho ruido, mucha conversación, muchos decibelios, pero también es de esos momentos en que vemos sus caras y comprobamos lo que ha cundido el día y lo bien que lo están pasando. Esta subida de decibelios nos llena de alegría, porque nos damos cuenta de que hay mucha vida y mucha comunicación en nuestro Encuentro Orquestal, y ahora que ha bajado este nivel es momento de descansar.

¡Buenas noches!